Identificarse

(Video) Una crisis, una oportunidad: Capitulo 02 “No Llueve, Pero Gotea”…

Octubre 18, 2021

Hualañé, hermosa comuna costera en cuyo nombre los entendidos aún no se ponen de acuerdo. De origen quechua, para unos, voz mapuche para otros. Para los primeros, “lugar de wala” (patos), “ojos de wala” para los segundos. Cualquiera sea la traducción final, es una tierra que desde tiempos ancestrales ha cobijado a sus hijos entregando lo mejor de sí, en una y mil circunstancias. Pero el 3 de marzo de 2020, se confirmaba el primer caso de Coronavirus en Chile y se detectaba en el Hospital Regional de Talca, donde un maulino de 33 años, recién llegado del sudeste asiático, trae el Covid, cambiando bruscamente la vida a millones de personas en nuestro país.

La historia de la humanidad toma el rumbo por todos conocido y Chile, al otro extremo del globo, comienza a sufrir sus efectos. Las regiones, provincias, comunas y en particular, quienes perdieron su fuente laboral a causa de las medidas preventivas para reducir la propagación del nefasto virus, lo sufren con mayor rigor.

Pero esta tierra generosa, conoce la capacidad de sus hijos y siempre les ofrece la oportunidad de un nuevo camino, ese que inició Cecilia Muñoz Pinto, que trabajó por más de 15 años en el casino del Liceo de Hualañé. “Cuando vino la pandemia, el liceo se cerró, yo me quedé sin trabajo. Con el kiosco del liceo tenía para sobrevivir y para algunos gastos. Mi esposo estaba enfermo, estaba postrado”. De Cecilia también dependía su esposo, que había sufrido la fractura de cadera y fémur por una caída de la cual nunca se recuperó. Sin duda, “Tenía que hacer algo y lo hice con esta amasandería. No llueve, pero gotea”, nos dice Cecilia. En su rostro, emoción y orgullo; lo que ha logrado gracias a su esfuerzo y el apoyo de entidades estatales está a la vista, una revolvedora, una amasadora entre otras máquinas, son la base de su emprendimiento.

Con la pandemia muchos se reinventaron para llevar recursos a su familia, no había más opciones y surgen los emprendedores. “Desde el municipio queremos apoyarlos; queremos potenciarlos y además queremos que se puedan estabilizar en el tiempo”, dijo la alcaldesa de Hualañé, Carolina Muñoz Núñez, por lo que han creado la “Oficina del Emprendimiento” y colaborar en la búsqueda de un negocio que les resulte sustentable en el tiempo.

Cristian Quezada Fuenzalida, encargado de OMIL-OMDEL Hualañé, nos cuenta que ellos también debieron reinventar la forma de llegar a la gente, una reunión on line, es compleja en la comuna, lo mejor fue visitar a cada uno de los interesados y luego continuar a través del teléfono.  

Por su parte, Verónica Calderón Serrano, encargada de Turismo confirma lo complicado que ha resultado la labor, a causa de la pandemia, “pero las redes sociales, el teléfono, ha permitido tener contacto con los emprendedores para guiarlos e informarles acerca de las ayudas a que pueden postular y continuar con su crecimiento”. El arribo del contagio “aumentó, de manera importante las consultas de como iniciar un emprendimiento, como postular al FOSIS y otros fondos que les pueda servir al negocio o idea de negocio”. Verónica Calderón reiteró la invitación a que visiten la oficina que algo importante puede surgir.

Mientras, en Porvenir, otro sector de la comuna de Hualañé, un joven matrimonio da dura batalla al difícil momento que nos hace vivir el Coronavirus. Rodrigo Ramírez Labra y su esposa llegaron desde Santiago hace siete u ocho años. Ella volvía a su terruño, él debería adaptarse a una nueva forma de vida, que tampoco le resultó fácil; de ser un experimentado “gruero” a limpiar tabaco en pleno valle del Mataquito, no es simple y más aún, condicionado a una semana de prueba. Pero como muchas labores del campo son de temporada, entre cada periodo, veía y aprendía nuevas cosas, así pasó un año y ocho meses.

En una de esas “paras” obligadas, una vecina le pide hacer un esquinero, pero tenía solo un serrucho eléctrico y se pone manos a la obra. Una vez terminado se da cuenta que es una buena opción, y comenzó a dedicar más tiempo a ese oficio. Ahí aparece el FOSIS, sistema en el cual Rodrigo no creía, pero le recomiendan postular y dentro del plazo recibe un llamado felicitándolo tras resultar seleccionado. Su primera reacción fue de incredulidad, luego se le erizó la piel. “A la señora se le acabaron un poquito las lágrimas. Empezó una conversación más amena. Nos unimos más como familia y comprendimos que no fue en vano venirse pa´ca…”   Todo marchaba de muy buena manera y surge la pandemia “…vuelven los fantasmas, la angustia. Pensar que ya estábamos saliendo a flote, que estábamos tapando algunas cuentas y volver a lo mismo, es algo frustrante. Ya nos estábamos estabilizando...”, cuenta Rodrigo.

Pero con todo lo que ha logrado gracias al esfuerzo familiar y su trabajo, sumado a los aportes del Estado, a través del FOSIS, nuevamente están saliendo adelante, porque es algo efectivo, un socio que solo pide invertir y reinvertir bien los recursos para mejorar la calidad de vida de la familia.

Para Rodrigo Ramírez Labra, con su mueblería “Catalina” fono: + 56 98 7507875 y Cecilia Muñoz Pinto y su Amasandería “San Gastón” fono: + 56 9 77 68 49 12

le significó, una crisis, una oportunidad…


Programa Financiado por el

“Fondo de Fomento de Medios de Comunicación Social

del Gobierno de Chile y del consejo regional del Maule”


 

Modificado por última vez en Lunes, 18 Octubre 2021 20:05